INTERNACIONAL E INTERCULTURAL

Supervisión

Reflexionar y ser capaces de ver las cosas desde otra perspectiva es, en muchos ámbitos profesionales, una actitud importante para una buena actuación. En los procesos de supervisión se fortalece la autonomía personal y se desarrollan alternativas de actuación en el ámbito profesional. La supervisión fomenta las habilidades personales y profesionales de cada uno y favorece el proceso de desarrollo y de reflexión.

Preguntas que pueden surgir antes de tomar la decisión de una supervisión

Supervisión individual
“No veo solución. Estoy dando vueltas a mi situación pero, ¿cómo puedo clarificar mis ideas?”
“¡Qué bueno sería poder hablar con alguien y reflexionar con tranquilidad sobre mi situación actual en el trabajo!”
“A veces dudo mucho acerca de lo que hago y de cómo lo hago, necesito a alguien que me aconseje en algunos asuntos.”

Supervisión de grupo
“Sería interesante disponer de un espacio de encuentro compartido con otros profesionales de cargos similares al mìo para tratar en común un tema especifico y elaborar soluciones conjuntas.”

Supervisión de equipo
“Somos un equipo que trabaja bajo mucha tensión y nadie habla de eso en el trabajo.”
“Aquí cada uno hace lo que le da la gana, necesitaríamos clarificar muchos temas. Hay mal ambiente debido a los conflictos y malentendidos. Ya casi no hay comunicación.”

Después de un análisis de la situación actual definimos con el cliente la forma más conveniente para el proceso de supervisión. Le acompañamos en su proceso de cambio y de desarrollo. En la primera reunión establecemos con el cliente las condiciones, los objetivos, la duración y los contenidos de la supervisión.

Nuestra filosofía pretende ofrecer un espacio de experimentación que favorezca, desde una línea humanista e integradora de la personalidad, el desarrollo de la persona en su entorno profesional. Pensamos que cada persona tiene la capacidad de reflexionar y de mejorar sus habilidades y de encontrar soluciones.

Nuestros objetivos son:

a) la prevención de conflictos

b) aumentar el bienestar en el trabajo

c) mejorar, mediante un proceso de seguimiento, la calidad de las relaciones laborales

Por supervisión entendemos la reflexión acerca del quehacer cotidiano. Junto a la idea de un modelo de aprendizaje sobre los fundamentos de la comunicación, durante las sesiones de supervisión, trabajamos con distintas metodologías según nuestra línea de formación. Estas líneas son: “análisis transaccional” y “análisis de sistemas”.

A partir de nuestra ética profesional entendemos la supervisión como un proceso de seguimiento y de asesoramiento. En la primera sesión trabajamos con el grupo para concretar los objetivos específicos de la supervisión y acordamos también el período de trabajo. Para llegar a unos resultados beneficiosos, nos parece importante por un lado, mantener la equidistancia entre supervisor y supervisado, sin olvidar nunca por otro lado, el mundo laboral, posiblemente cambiante, en el que se mueven los dos.

Por eso consideramos que un proceso de supervisión tiene lo que todo proceso requiere:
– un principio y un fin
– un tiempo limitado y
– unas características variables que se contemplaran durante el proceso.

Trabajamos según las necesidades del equipo sobre un tema general, un caso conflictivo o un caso del propio usuario.

Ofrecemos supervisión de grupo, supervisión de equipo y supervisión individual.

RECIBE TODAS LAS NOVEDADES EN TU EMAIL